Como un mal recuerdo que nada tiene que ver con la realidad quedó la famosa frase “mujer al volante, peligro constante”, ya que un estudio echó por tierra esta teoría que las acusaba de no ser muy hábiles al conducir.

Los encargados de revelar la verdad fueron los especialistas del Automóvil Club de Chile, quienes encuestaron a 450 personas de la Región Metropolitana, mitad hombres y mitad mujeres, revelando que son ellas quienes ponen mayor foco en la seguridad y la prevención.

“Si se analiza la conducta, el hombre nivela hacia abajo, le molesta que ellas sean cuidadosas al conducir o que manejen a la velocidad que corresponde”, señaló a La Cuarta el gerente de movilidad de Automóvil Club de Chile.

Entre las conclusiones que llegó la encuesta se puede apreciar que el 62% de las mujeres contó que por nada del mundo bebería una gota de alcohol antes de ponerse tras el volante, versus un 56% de los varones que le harían la cruz al trago antes de manejar.

“Para los hombres al volante es mucho más importante ser rápidos y agresivos y aprender a manejar con algún amigo o familiar. Por el contrario, las mujeres son más precavidas y toman cursos para aprender a manejar”, agregó Escobar.

Uno de los tópicos tratados fue el cinturón de seguridad y las medidas tomadas para evitar un siniestro, donde quedó demostrado que las mujeres son más preocupadas a la hora de evitar un accidente. Un 70% de ellas piensa que es muy importante este ítem, contra un 40% de los hombres.

“Un 57,6% de las mujeres indicó que maneja a la defensiva y cree que cree que podría sufrir un accidente, versus un 50,3% de los hombres encuestados. Esto explica que del total de los accidentes con resultado de muerte el 90% de los casos un hombre iba al volante”, contó Escobar. Al momento de andar con niños como pasajeros, el 64,7% de las madres llevan a sus hijos a sus compromisos, mientras que un 35,7% de los padres realiza esta acción. Mientras que el 58% de ellos viaja en su silla adaptada cuando una mujer conduce, contra un 43% de los casos en que hay un hombre.

Fuente: Diario La Cuarta.